Anticuario en Sancho Panza- Café Bar


Diego, El Anticuario


Más allá de intereses o visiones respecto al rumbo de la actual poesía peruana, y específicamente limeña, lo cierto es que el libro de Diego es un libro anticuario. Un libro conectado con el mar y la nostalgia de una ciudad como Lima. Pero no la Lima que en la actualidad todos quisieran ver; sino aquella que poetas como Javier Sologuren o Emilio Adolfo Wesphalen nos han dejado para la nostalgia: una Lima que para solo unos cuantos se resiste a desaparecer en los agujeros más hermosos de sus acantilados.

Compuesto de ocho poemas, Anticuario se convierte en un observatorio. Lima, y su mar, navegan en una serie de imágenes delicadas y de corte surrealista. Algo que con definitiva, a estas alturas, resulta una pieza de anticuario. Y digo observatorio, porque precisamente a partir de la textura de las imágenes, la cadencia de los versos de este libro, resulta inevitable recolar momentos valiosos de lecturas pasadas:
Diego no es para nada parricida; sino realmente un buen hijo de nuestra tradición poética. Otra pieza más para las antigüedades. Y desde este recuerdo, para quienes han sentido alguna vez lo brumoso del aire limeño, sus calles oscurecidas por la desesperación de un tiempo que pasa sin que nada pase, o lo nebuloso de una ciudad sin lluvia en la que el mar adquiere la fuerza de una espada, precisamente para abrir el camino y largarse, la sensación de que algo cae, aplastante y tierno resulta inevitable: como una muchacha con olor a pachulí, o la línea al fondo de las olas que nos recuerda lo atrapados que estamos en nuestro pequeño país, como una canción de Héctor Lavoe, sin ganas de ver nadie. Pero no. No hay mares de serenidad, ni caracolas que nos alivien los días. Al final, es justamente un mar de serpientes apuntalado por un faro lo más claro que podemos observar. Y esto es algo que Diego ha sabido darnos como debe hacerlo siempre la buena poesía, hincándonos como negras arañas marinas. Pero para ello debemos alejarnos, quizás tan lejos de casa, que lleguemos a convertirnos en viejos astronautas nostálgicos. ¿La poesía acaso no se he convertido en una pieza amontonada dentro de un baúl? La verdad es que sí. Y son momentos de verdadera suerte. Y creo haber tenido suerte con este libro. No seamos aún más tontos, no todos están hechos para escribir poesía. Ni la poesía está hecha para ser escrita por todos. Hagan el intento, y dejen que Anticuario les regale un momento algo similar al oleaje de Lima. Pero no piensen que será fácil, porque nada lo es. Menos aún, la buena poesía en estos días.

Fernando Pomareda.


este miércoles 23 a los 8pm se presentará este Anticuario

la cita es en el café bar Sancho Panza- grau 209 A- Barranco

2 comentarios:

Galmaran dijo...

See Please Here

MANCHA dijo...

mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha
mancha mancha mancha mancha mancha